¿Son tan malas las clases online?


Las clases online son un recurso inestimable que permite al alumno ahorrar tiempo en desplazamientos, además de poder centrarse en la explicación en vez de tener que estar copiando la pizarra (nosotros te entregamos luego todo lo que se haya escrito en la pizarra durante la clase, además de nuestros apuntes).

Sin embargo, la mayoría de alumnos no se han mostrado convencidos con las clases online que sus institutos impartieron durante la cuarentena.

Creemos que esto es debido al frenético ritmo al que los institutos se han visto obligados a actualizarse. Los profesores han tenido que aprender, en pocos días, a utilizar una gran cantidad de recursos digitales que probablemente nunca habían utilizado: zoom, moodle, microsoft whiteboard… La mayor parte de las veces, la infraestructura digital de los institutos era insuficiente: ordenadores, cámaras y micrófonos de mala calidad, conexión a internet lenta, servidores que no estaban preparados para acoger a tanta gente simultáneamente…

Nosotros somos conscientes de todas estas limitaciones, y por eso hemos dedicado mucho tiempo a diseñar una infraestructura digital a prueba de balas. Nuestras clases se retransmitirán en tiempo real a través de zoom a una resolución de hasta 2K y serán impartidas en una pizarra virtual en la que nuestros profesores escribirán con una tableta gráfica, de la misma forma que lo harían en papel o en una pizarra física (nada de escribir en un folio o en una pizarra y grabarlo con una cámara). Utilizarán cámaras con resolución de hasta FHD y micrófonos de alta calidad, ambos mejorados con IA (©NVIDIA BROADCAST). Además, nuestra conexión a internet de fibra óptica de 600 mbps y nuestros equipos con retransmisión optimizada (©NVIDIA ENCODER) garantizan una retransmisión limpia y sin cortes. Además, disponemos de un robusto servidor en el que alojamos nuestros dos sitios web: AcademiaOdiseo, que incluye nuestro blog; y MoodleOdiseo, una plataforma Moodle cuidadosamente diseñada para brindar la mejor experiencia de usuario en cuanto a comodidad y facilidad de uso. Ambas páginas disponen de certificados SSL y por lo tanto cuentan con protección https gracias al cifrado de 256 bits (el máximo estándar, utilizado por organismos como la NSA o el Pentágono).

Creemos que el alumno notará la diferencia.

Además, como sabemos que un buen profesor debe poder interpretar en el lenguaje corporal de sus alumnos cuándo algo no se está entendiendo, cuándo vas por buen o mal camino con una línea explicativa concreta, cuándo son necesarios ejemplos adicionales y cuando no… Y como la distancia física adicional que imponen las clases online puede llegar a dificultar todo esto, nuestros profesores utilizarán su propia cámara y pedirán asimismo a sus alumnos que activen también las suyas (siempre que les sea posible) con el fin de recuperar una de las mayores ventajas de las clases presenciales: la cercanía, sin renunciar a todas las ventajas de una buena clase online.

Por último, nuestros profesores realizarán una serie de tests rápidos durante las clases para evaluar el seguimiento de la materia por parte de cada alumno, así como una serie de simulacros periódicos para garantizar que el alumno realiza las clases con aprovechamiento.

Leave a Reply